2010

 
 

A raíz de su tímido carácter, San Pablo tuvo que animarle a que no se dejara ser despreciado por el simple hecho de ser ‘joven’.